Homenaje al maestro Romanillos


Sigüenza. 19 de junio de 2022.  La programación cultural del Ayuntamiento de Sigüenza le ha reservado al maestro Romanillos, hijo adoptivo de la ciudad, un fin de semana dedicado a su figura, precisamente cuando hubiera cumplido 90 años (Madrid, 17 de junio de 1932-Sigüenza, 12 de febrero de 2022).

La ciudad lo ha homenajeado con un concierto protagonizado por el guitarrista tarraconense Miquel Javaloy, y también con la presentación de un curso de construcción de guitarras  que la Asociación de Violería y Organología Instrumental Romanillos-Harris y el Ayuntamiento de Sigüenza pretenden institucionalizar en los próximos años como cita cultural en la ciudad. Comenzará en octubre, y sus profesores serán Pablo Sánchez y Joan Pellisa, que mostrarán a los alumnos el método Romanillos para la construcción de guitarras, y Asier Benito, que se encargará del curso de instrumentos medievales.

Joan y Pablo adelantaron la programación del proyecto y dedicaron unas sentidas palabras, como discípulos del maestro, a su figura, emocionándose al recordarle y dejando traslucir la ilusión que les hace recuperar esta idea.  De hecho, ambos prepararon una exposición con objetos personales de José Luis Romanillos en tres vitrinas y un banco de trabajo donde colocaron con mimo sus libros, sus herramientas e incluso su delantal de trabajo. Allí, en El Pósito, estaban todos estos objetos, parte de su universo, para hacerlo presente, como después también lo hizo la música.

Cerró el acto la concejala de Cultura, Ana Blasco, afirmó que “el mejor homenaje que podemos hacerle a Romanillos es el de continuar con los cursos de construcción de guitarras, un proyecto que se ha presentado hoy, recordando su gran trabajo y obra”, señaló. Además, Blasco agradeció la continuidad que la esposa de Romanillos, Marian Harris, le va a dar al legado del maestro en Sigüenza. De hecho, la concejala le hizo entrega a Marian Harris de un ramo de flores, simbolizando el cariño que Sigüenza tuvo y tiene por el matrimonio Romanillos-Harris.

Para terminar la presentación, Marian Harris dedicó unas palabras a cada objeto e instrumento de la exposición presencial en El Pósito, creando con ellas, un ambiente realmente emotivo y compartido  Durante toda la actuación de Miquel Javaloy, la imagen de José Luis estuvo presente proyectada en el escenario de forma emotiva.

Por su parte, y según explica Javaloy,  Romanillos para el mundo de la guitarra es “una pieza clave” por muchos motivos. En primer lugar  por sus aportaciones y construcciones, autor de guitarras fantásticas, pero también  por ser  “una persona enormemente generosa, a la hora de transmitir sus enseñanzas, algo que ha creado escuela en el mundo de los lutiers, y que, hasta él, no existía”. Según explica Javaloy, los conocimientos, técnicas, materiales y formas de construcción de las guitarras se guardaban en secreto en las familias, en núcleos cerrados. “Él lo abrió, impartiendo los cursos y enseñando a mucha gente”, señala Javaloy.

Desde el punto de vista musical, de la sonoridad de los instrumentos, Javaloy, también admira al maestro de Guijosa. “Para los guitarristas,  poder ver o tocar sus instrumentos, hechos con tanto amor, con tanta tradición, la auténtica guitarra española, el sonido de la guitarra española, es un sueño hecho realidad”, asegura.

El maestro Romanillos ponía nombre a todas sus guitarras. “La mía es 'La Playera'. Tiene un sonido claro, limpio, muy rico en armónicos. Es difícil de definir. Diría que parece que estás oyendo la madera. Un sonido antiguo, traslúcido”, así lo define Javaloy.

El músico recorre el mundo con 'La Playera', la guitarra que construyó para él Romanillos.  “Me entiendo a la perfección con ella, tocando música española y, en general, repertorio del Renacimiento, pero es interpretando esta música española, donde la guitarra da todo de sí”, sigue Javaloy.

En su concierto homenaje, Javaloy hizo dos piezas especialmente dedicadas a Romanillos. Una canción popular catalana, que se llama 'El testament d'Amèlia'. El músico, contaba la historia. “Es una canción medieval catalana, adaptada por Miquel Llovet. José Luis  siempre comentaba que fue el primer tema que escuchó tocar con la la primera guitarra que construyó él, en Inglaterra, aún como aficionado. Fue una sorpresa. Alguien había ido a su casa a interesarse por el instrumento, y cuando volvía de su trabajo, estaba tocando precisamente este tema. Por eso lo recuerdo”, señaló.

También hizo, en su homenaje, un estreno, 'La elegía a un guitarrero' que se escribió a raíz de la muerte del maestro Roberto Moya, compositor argentino afincado en Alemania.

Por último, Javaloy también habló del maestro como persona. “Era un hombre entrañable. Lo conocí en el año 1987, en Londres. Fui a un concierto y me presenté a él. Me acogió de tal manera que, al día siguiente me acogió en su casa. Enseguida te abría el corazón y te lo daba todo. Una persona generosa, una figura como la de un padre. Entrañable”, terminó el guitarrista.