Nueva iluminación de la Catedral


Sigüenza. 27 de julio de 2022.  La Catedral de Santa María de Sigüenza ha estrenado en la noche de hoy su nueva iluminación artística. Tres son los precedentes más significativos de este proyecto. En primer lugar, el 22 de marzo de 2021,   el Ayuntamiento de Sigüenza firmaba, en la Sacristía de las Cabezas de la Fortis Seguntina,  un acuerdo  con Fundación Iberdrola España y el Cabildo de la Catedral para desarrollar el proyecto de mejora de la iluminación ornamental exterior en la Catedral de Sigüenza, por valor de 200.000 euros. Lo hacían el deán de la Catedral, Jesús de las Heras; la alcaldesa de Sigüenza, María Jesús Merino; y el director de la Fundación Iberdrola España, Ramón Castresana.

En segundo lugar, hace ahora poco más de un año, a solo unos metros de donde se ha hecho hoy, era inaugurada la iluminación ornamental de la Plaza Mayor de Sigüenza. Fue concretamente el 15 de junio de 2021.

El tercero tenía lugar este mismo fin de  semana, con el espectáculo de video-mapping que se proyectaba, precisamente, sobre la Catedral de Santa María, asombrando a propios y extraños por cómo la luz puede realzar la arquitectura de un edificio, convirtiéndolo en aún más  mágico y sobrecogedor.

A todos ellos se ha referido la alcaldesa de Sigüenza, María Jesús Merino, en la inauguración de este proyecto, en un acto que ha contado, además, con la presencia del presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, de Fernando García, del presidente de la Fundación Iberdrola,  Fernando García Sánchez, del consejero delegado de Iberdrola España, Mario Ruiz-Tagle, de la consejera de Educación, Cultura y Deportes, Rosa Ana Rodríguez, del presidente de la Diputación Provincial, José Luis Vega, del presidente de las Cortes de Castilla-La Mancha, Pablo Bellido,  del vicario general de la Diócesis de Sigüenza-Guadalajara, Agustín Bugeda y del arzobispo emérito de Sevilla Juan José Asenjo, entre otras personalidades locales, provinciales y regionales.

El acto de inauguración lo condujo el deán de la Catedral, Jesús de las Heras, que fue dando paso, sucesivamente, al resto de intervinientes. En una breve intervención inicial De las Heras puso en valor de la nueva iluminación ornamental, hizo alusión a que este verano nos sobra la luz de los incendios forestales, y solicitó, humildemente, que Iberdrola cierre ahora el proyecto con la iluminación ornamental interior de la catedral.

“Cuando el referente es ya bello de por sí, la luz, hace maravillas. La natural las hace cada día, confiriendo a las piedras de nuestra Catedral tonalidades de ensueño, según las horas. Pero también la luz artificial puede realzarla por la noche, hacerla mágica y subrayarla, cuando el sol nos deja. Lo hemos podido contemplar, asombrados, seguntinos y visitantes, a lo largo del fin de semana con el espectáculo de video-mapping que hemos podido presenciar”, afirmó Merino en su alocución.

En este sentido, la alcaldesa se refería también a la experiencia de cómo gana atractivo un lugar histórico con la adecuada iluminación. “Lo hemos experimentado en nuestra Plaza Mayor”, ha recordado, en alusión a la inauguración de la iluminación ornamental que tenía lugar el 15 de junio de 2021.

Como es bien conocido, Plaza Mayor y Catedral conforman un binomio indisoluble. No se pueden concebir la una sin la otra. “Y, por eso, de nuevo, y por partida doble, doy las gracias al empeño de la Fundación Iberdrola y de la Junta de Comunidades, del gobierno de Emiliano García-Page, principales valedores de este proyecto, junto, por supuesto al Cabildo Catedralicio, por su generosidad con Sigüenza y su comarca”, afirmó Merino. La alcaldesa destacó además la sostenibilidad de un proyecto que ahorra energía con respecto a la iluminación con la que ya contaba la catedral, “va a costar sólo 1.5 euros diarios iluminar la catedral”, y también que es especialmente respetuoso con otro gran proyecto de la Sierra Norte, como es el de la certificación Starlight de sus cielos.

Merino puso a continuación “el foco” en los proyectos que están haciendo que “Sigüenza vea la luz”, como la construcción de la nueva EDAR, del nuevo edificio de usos múltiples, del recuperado paseo de la Alameda, “con la ilusión de que Sigüenza y su comarca se conviertan en Patrimonio Mundial, como decía este viernes pasado el presidente, en 2027 o 2028”, y también tuvo unas palabras de agradecimiento al gran trabajo que se está llevando a cabo en la extinción de los incendios forestales, en Guadalajara y toda Castilla-La Mancha, personalizándolo en la figura del consejero de Desarrollo Sostenible, José Luis Escudero.

En su intervención, la consejera de Educación, Cultura y Deportes, Rosa Ana Rodríguez destacaba que con esta iluminación “estamos dando luz a ocho siglos de historia, reinventando la fisonomía del monumento y haciendo de lo bello, como es la Catedral y todo lo que representa, algo más bello”. En este sentido, el presidente Page manifestaba que la nueva iluminación ornamental sumará de cara a la consecución de la nominación de Sigüenza y su comarca como Patrimonio Mundial y destacaba la gran labor que lleva a cabo la Fundación Iberdrola en Castilla-La Mancha.

Por su parte, Fernando García Sánchez destacaba que “inaugurar algo tan magnífico como la iluminación de la Catedral supone un momento de gran alegría para la Fundación Iberdrola”. El presidente de la Fundación Iberdrola destacó la importancia de conseguir alianzas entre la administración y lo civil en aras de la sostenibilidad. El presidente de la Fundación Iberdrola enmarcó el proyecto en el logro de los objetivos de desarrollo sostenible que tiene por objeto la Fundación, uno de los cuales es mejorar y recuperar el patrimonio artístico, así como también hizo alusión a la necesidad de minimizar el cambio climático, destacando que el proyecto mejora la eficiencia energética con respecto a la propuesta anterior en un 72%

Tras las intervenciones, todas en el atrio de la Catedral, la alcaldesa de Sigüenza, María Jesús Merino, y el arzobispo emérito de Sevilla, Juan José Asenjo, descubrían el monolito conmemorativo del día. A continuación, la catedral recibía por primera vez su nueva iluminación ornamental,  en primer lugar la que tendrá a diario, y después la más poderosa, definiendo por completo su silueta.

El conjunto catedralicio de Sigüenza es el resultado de un proceso de agregaciones y trasformaciones que, con origen románico a mediados del siglo XII, se desarrolla hasta mediados del siglo XVIII, cuando alcanza su configuración definitiva, con las transformaciones posteriores consecuencia de las reparaciones ejecutadas por los daños ocasionados durante la Guerra Civil.

Así, mientras la Torre del Reloj con una altura de 40,5 metros, fue levantada en el siglo XIV durante el obispado de Pedro Gómez Barroso, su compañera, la Torre de San Pedro, fue levantada en el siglo XVI por el obispo don Fadrique de Portugal, con una altura de 41,7 metros. El largo proceso constructivo de la Catedral (más de ocho siglos) que reúne elementos románicos, góticos, renacentistas y barrocos, la han convertido en un auténtico legado del pasado.

 La Catedral celebró en 2019 su año jubilar y conmemoración de su 850 aniversario.

 La Catedral contaba con una iluminación exterior basada en proyectores de descarga de gran potencia situados tanto en el propio edificio como en las fachadas de los edificios colindantes, en incluso en báculos ubicados en los jardines y claustros que forman el conjunto catedralicio. Dicha instalación se encontraba obsoleta y con gran número de focos fuera de servicio.

 El proyecto ha llevado a cabo una iluminación uniforme, de tipo medio, para evitar exceso de iluminación en la zona, respetando el entorno ambiental y, con ello, la posible reflexión al entorno cercano que provocaría el efecto de contaminación lumínica, teniendo especialmente en cuenta que toda la Sierra Norte de Guadalajara, incluido el municipio de Sigüenza tienen la certificación de Reserva Starlight, por parte de la  Fundación Starlight. 

 Los objetivos del diseño de la nueva iluminación han sido los de definir su volumen completo, para que pueda ser observada en cada una de sus perspectivas urbana y de lejanía. Pero al mismo tiempo se ha logrado también modernizar la instalación con una reducción significativa del gasto energético que garantice su sostenibilidad.

El proyecto potencia los volúmenes del conjunto arquitectónico a la vez que se controla el resplandor luminoso nocturno, reduciendo la luz intrusa o molesta y dota a la Catedral de una iluminación general, uniforme, tenue, mediante una temperatura de color de cálida (3000ºK), ejecutada esencialmente por inundación, en la búsqueda de dar unidad a la volumetría vista del edificio. Sobre esta iluminación general se resaltan diversos elementos mediante fuentes lumínicas de temperatura de color cálida más acentuada (2700ºK).

La nueva iluminación ornamental ofrece la versatilidad necesaria para dar respuesta a diferentes usos, tales como el nivel de iluminación de uso diario o la iluminación completa para eventos festivos o fines de semana.

 Datos técnicos

 El proyecto se sirve de la tecnología LED más avanzada. La instalación ha sido pulcramente respetuosa con el edificio, manteniendo, en lo posible, las ubicaciones de focos anteriores y con anclajes en las juntas de la sillería con un criterio de reversibilidad si fuera necesario.

En total, se han colocado 150 luminarias (entre proyectores y lineales) con una combinación de temperatura de color cálida (< 3000lx), lo que aporta una reproducción cromática superior al 80%.  La potencia total instalada es de 6.346 W; esta potencia se corresponde con la iluminación completa, mientras que, de diario, sólo serán necesarios 49 luminarias con una potencia de, tan solo, 1,1 KW (para hacerse una idea, esa potencia es la que tiene un microondas.

La eficiencia y ahorro del proyecto está en el 72%, teniendo en cuenta que se han colocado más del doble de proyectores de los que había, para conseguir la iluminación 360º de la Catedral. El ahorro de emisiones de CO2 calculado sobre la base de la iluminación completa es de 3,2 toneladas de CO2 al año.

El importe final del proyecto es de 210.000 euros. Ha sido diseñado y desarrollado por el estudio Arquitectos DIRDAM36, colaboradores habituales de la Fundación Iberdrola. Y la ejecución ha corrido a cargo de la empresa especializada en patrimonio, VARONA, la cual se ha apoyado en una empresa local, Casas de la Alcarria, para las labores de obra civil.