NOVENO CENTENARIO SIGÜENZA

¿Qué significa para Sigüenza la celebración del IX centenario de su reconquista?

Celebrar el IX Centenario de la Reconquista de Sigüenza es recordar de forma colectiva uno de los acontecimientos claves de nuestra historia. Un hecho que ocurrió en 1124, el 22 de enero, festividad de san Vicente. Día en el que, según la tradición, al tercer asalto tropas castellanas al mando del obispo D. Bernardo de Agén tomaron el castillo seguntino.

Sigüenza desde época celtibérica tenía la categoría de ciudad. Una ciudad que fue episcopal cuando los visigodos se asentaron en ella. Pero en el momento de su Reconquista, y tras cuatrocientos años en manos islámicas, esa dignidad la había perdido y la antigua ciudad se había fragmentado en dos aldeas, una junto al río Henares, en torno a los restos de su primitiva catedral (hoy iglesia de Santa María de los Huertos) y otra en torno al castillo, entonces alcazaba islámica.

Celebrar en IX Centenario de la Reconquista de Sigüenza, es recordar también el momento en que volvió a recuperar su dignidad de ciudad episcopal. Época en la que sus primeros prelados, D. Bernardo de Agén, D. Pedro de Leucata y D. Cerebruno, impulsaron no solo la construcción de sus murallas románicas, de las cuales hoy conservamos importantes vestigios, como las Puertas del Hierro, del Sol y del Arquillo de San Juan, sino también la construcción de la nueva catedral y de las parroquias de Santiago y de San Vicente.

Celebrar el IX Centenario de la Reconquista de Sigüenza es recordar también la celebración del VIII y todos los actos que en aquel entonces se llevaron a cabo e intentar emularlos y superarlos con actividades culturales que se inician ya en este 2020 y que continuarán hasta el mismo 2024. Unos eventos en los que podrán participaran en esta ocasión los que hace cien años no lo pudieron hace, los niños y los jóvenes.

Finalmente, celebrar el IX Centenario de la Reconquista de Sigüenza es iniciar con este evento singular que forma parte esencial de nuestro rico patrimonio cultural el expediente que permita a largo plazo que nuestra ciudad sea declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Probable impacto económico de la celebración del IX Centenario de la Reconquista de Sigüenza

Podemos prever que el impacto económico primordial de la Celebración del IX Centenario se producirá sobre todo en la ciudad de Sigüenza. En primer lugar, en las Fiestas parronales en honor a San Vicente, no solo del año 2024, sino también del 21, 22 y 23. Todos estos años, cientos de visitantes se verán atraídos a Sigüenza tanto para celebrar los eventos vinculados a la fiesta tradicional (hoguera y procesión) como para disfrutar de los Certámenes de Dulzaina y tamboril y de los conciertos de Segontia Folk. Visitantes cuya presencia desde años repercute siempre en los comercios seguntinos, en sus tiendas artesanía, en sus bares, restaurantes, hoteles, hostales, casas rurales y en el Parador.

Pero no solo se podrá apreciar el impacto económico en el mes de enero, con motivo de las fiestas de San Vicente, sino en el resto de meses, pues se piensa celebrar en ellos estos próximos años eventos vinculados de algún modo al Centenario, como seminarios, congresos, conciertos, conferencias, etc. Eventos todos ellos que presumiblemente tendrán un claro impacto económico que puede contribuir a frenar la despoblación de la ciudad y de su Comarca.

En segundo lugar, ya especialmente el año 2024, el impacto económico no solo se verá incrementado en enero, sino sobre todo en el mes de mayo, pues el grueso de la celebración del IX Centenario se trasladará, como se hizo con motivo del VIII, a ese mes que habitualmente es más benévolo desde el punto de vista meteorológico. De nuevo, cientos de seguntinos y de fieles de toda la diócesis de Sigüenza-Guadalajara y de otras Diócesis acudirán a las celebraciones del evento. Recordemos que en 1924 el obispo seguntino concelebró la misa principal con varios arzobispos y obispos de otras diócesis. Por ello, es lógico pensar que también en el 2024 la concelebrará con muchos de ellos y con el obispo emérito de Sigüenza y el arzobispo de Sevilla, para entonces jubilado. También es lógico pensar que a estas celebraciones puedan acudir fieles y turistas de toda España como acudieron en el Año jubilar que el Papa concedió a la catedral de Sigüenza en 2019 con motivo de la conmemoración del 850 aniversario de su consagración.

Hablando de la catedral, recordemos que hay en proyecto una gran exposición, semejante a la de Atempora para el 2013. Será una ocasión para que se multipliquen las visitas a la catedral y al Museo, que este año se han organizado con audio guías. Recordemos que en el Museo se exhiben en la actualidad, no solo la maqueta de la fábrica catedralicia impulsada por los primeros obispos de la ciudad tras su reconquista, sino las otras dos que nos muestra la evolución de la catedral desde el siglo XIII al XVIII.

Es muy probable, por otra parte, que en los próximos años podamos inaugurar en la Iglesia de Santiago el Centro de Interpretación del Románico de la Provincia de Guadalajara. Desde el que se podrán iniciar Rutas organizadas para visitar las decenas de iglesias románicas que existen en nuestro entorno y de todo el territorio de la Sierra Norte. Recordemos que tanto la iglesia de Santiago como la de San Vicente se alzaron en su primitiva fábrica en época de D. Cerebruno, por lo que están vinculadas claramente al momento inmediatamente posterior a la Reconquista de Sigüenza, y a la época de la repoblación de la ciudad y de su Comarca. Una repoblación que ha dejado una herencia arquitectónica singular, las múltiples iglesias románicas de nuestra zona.

La puesta en marcha de todas estas posibles rutas culturales, que se complementarán con las visitas a los enclaves naturales más singulares de sus entornos, pensemos en los Valles del Dulce o del Salado, por lógica impactará claramente en la economía de los pueblos y villas que formen parte de ellas. Y ayudará a evitar su despoblación. 

Por otra parte, también desde Sigüenza se podrá organizar una Ruta para conocer las Salinas de Imón. Recordemos que la catedral seguntina, cuya fábrica románica está directamente relacionada con el evento a celebrar, se financió con los beneficios que obtenían de su explotación los obispos seguntinos y sus Cabildos, ambos señores de la ciudad. Esta posible Ruta podría servir de acicate a la restauración de los edificios vinculados a las Salinas hoy en grave deterioro y al mantenimiento igualmente de las poblaciones de sus entornos.

Otro aspecto del impacto económico que la celebración puede conllevar, si lo evaluamos respecto a los puestos de trabajo que se pueden generar en estos años, es pensar en todos los que pueden trabajar en la reconstrucción de las murallas, en la organización de las Rutas del Románico, en la rehabilitación de la Alameda. En el mantenimiento de los edificios culturales de la ciudad, en la organización de los Seminarios, Cursos, conciertos, conferencias, etc.

Pensemos que todas estas obras y todos estos eventos contribuirán a fundamentar seriamente el expediente necesario para que Sigüenza sea declarada Ciudad Patrimonio de la Humanidad. Y a la par el anuncio del inicio del proceso necesario para lograrlo ha contribuido en este último mes y contribuirá en los años que faltan para la celebración del IX Centenario a el aumento de visitas a nuestra ciudad y por tanto al impulso económico de la misma.